Durante los últimos años están sucediendo fenómenos muy extraños en el campo magnético terrestre así como está teniendo lugar una importante disminución en la actividad magnética solar. Respecto al debilitamiento del campo geomagnético ya hablé en dos posts anteriores (Transmutación Planetaria y Revolución en el Campo Magnético de la Tierra) en los cuales me referí a que el campo magnético terrestre se está debilitando muchísimo, sobre todo en la zona del Atlántico Sur.

Hacia un mínimo solar

Sabemos que el Sol atraviesa ciclos de unos once años de duración en los cuales hay una periodicidad que va desde un mínimo de manchas solares hasta un nivel máximo. Cuantas más manchas hay, mayor es la actividad solar. En realidad son manchas oscuras que aparecen en su superficie y que están asociadas a una intensa actividad magnética. Constituyen el escenario de explosiones muy violentas, dando lugar a las tormentas solares. Entre 1450 y 1850 la menor actividad solar originó un periodo frío que se conoce como la pequeña edad de hielo. Por ejemplo, el último gran mínimo solar se produjo entre 1790 y 1830, llamado Mínimo de Dalton. Los grandes mínimos solares son períodos prolongados de una actividad solar reducida, implicando períodos fríos y con consecuencias nefastas en las cosechas, y consecuencias derivadas como la cría de animales etc. De hecho,  las observaciones solares actuales apuntan a un tránsito hacia un mínimo solar. No se sabe si en los próximos años iremos hacia un gran mínimo solar o no, pero sí es cierto que el sol estos dos últimos años está reduciendo su actividad. Por ejemplo, la científica matemática Valentina Zharkova asegura que estamos yendo hacia un gran mínimo solar. De todos modos, durante los últimos cuatro siglos el nivel global de la actividad solar estuvo entre los más altos. Por ejemplo, buena parte del siglo pasado el Sol estuvo en un gran máximo (cuando hay una serie de ciclos solares seguidos con un gran índice de manchas solares). Esta intensa actividad solar podría muy bien ser uno de las responsables fundamentales del calentamiento de nuestro planeta. Pero, actualmente parece ser que el Sol está cambiando de estado; hacia un inesperado advenimiento de una época con temperaturas más bajas.  El Sol está teniendo un bajo campo magnético (datos 2020) y durante los dos últimos años (a partir de la segunda mitad de 2018 y lo que llevamos del 2020) con poquísimas o total ausencia de manchas solares. En la web de spaceweather.com se puede realizar un seguimiento de dicha actividad.

Consecuencias posibles

El hecho de que el campo geomagnético esté debilitándose nos hace más vulnerables a la radiación cósmica. Es debido a que el escudo que nos protege de la radiación exterior se hace más débil. Por otra parte, el hecho de que el campo magnético del Sol esté sufriendo cambios, hace que la radiación cósmica nos llegue con mayor intensidad.

Los rayos cósmicos son partículas muy energéticas (partículas cargadas) que viajan  a velocidades cercanas a la luz. Pueden provenir del Sol, fuera del sistema solar u otros lugares distantes. Mayormente se trata de protones y núcleos como el He. Cuando atraviesan la atmósfera terrestre chocan con esta y liberan una cascada de partículas secundarias, tales como electrones, piones y neutrones. Es decir, muchos de estos rayos interactúan con la atmósfera terrestre, desintegrándose en otras partículas. Neutrones, piones y kaones que luego se desintegran en muones y neutrinos que pueden penetrar la superficie terrestre.

Los rayos cósmicos también juegan un papel fundamental en nuestro clima y en las últimas décadas hay un notable aumento. Hay un incremento del más del 18% desde 2015. Con un mayor impacto de los rayos cósmicos aumenta la ionización de la atmósfera y el número de núcleos de condensación de las nubes. Esto conlleva, además de una creciente nubosidad, una mayor formación de tormentas, mayor frecuencia de inundaciones y un enfriamiento a largo plazo.

Observaciones personales

Durante muchos años he estado observando el cielo e incluso en 2010 escribí el artículo Cambio Climático, Contaminación Atmosférica y Chemtrails cuando durante años el cielo durante muchísimos días presentaba un aspecto lechoso y muy a menudo con estelas amplias y muy extensas de color blanco a modo de rejilla. El caso es que durante los dos últimos años he notado un cambio importante en el aspecto del cielo, mucho más limpio, lo cual me recuerda hace muchos años atrás el cielo cuando presentaba un aspecto azul brillante muchos días con nubes blancas esparcidas de forma irregular. Se decía que los chemtrails no tenían fundamento alguno al decir que los rastros en el cielo eran a causa de las estelas de condensación de los aviones y me pregunto ahora: ¿acaso ha disminuido el tráfico aéreo en los dos-tres últimos años (descartando lógicamente el tiempo de confinamiento y demás durante los últimos seis meses)? El caso es que el cielo está más limpio o aparenta más limpio al menos en la zona y en las proximidades de donde vivo. Y es un verdadero placer caminar por el monte disfrutando de una atmósfera limpia y refrescante. Incluso haciendo meditación me conecto de forma más rápida, es como si el propio éter atmosférico (campo energético que envuelve el planeta) estuviera más ligero.

Foto tomada desde casa, T.Versyp

Foto tomada desde casa, T.Versyp

Influencias estelares

Además del Sol, hay influencias estelares poderosas y una forma es mediante su luz polarizada que nos llega. Cuando hablamos de luz polarizada, quiere decir que los vectores eléctricos y magnéticos están alineados en una sola dirección o plano. Normalmente la luz que se emite por fuentes habituales es no-polarizada, es decir, la vibración electromagnética se produce en todos los planos. Sin embargo, hay indicios recientes que apuntan a los campos magnéticos circundantes a las estrellas son las que ayudan a que la luz emitida quede polarizada lineal o circularmente por el polvo interestelar alineado con las líneas del campo magnéticas. Por ejemplo, se sabe que la nebulosa de Orión emite una gran fracción de luz polarizada circular en sentido levógiro (dirección contraria a las agujas del reloj). Hay estudios que apuntan a que la luz polarizada puede actuar sobre el comportamiento de los microtúbulos que constituyen el citoesqueleto de las células (por resonancia cuántica de spin de las moléculas de la tubulina que conforman los microtúbulos) lo cual sería otro punto de partida muy revelador para entender la interacción de la luz con el dinamismo celular, sobre todo en relación con las neuronas, las cuales constan de aproximadamente 10.000 microtúbulos. Esto es un ejemplo, y seguramente las influencias sobre los seres vivos abarcan más mecanismos biológicos.

Por otra parte, la luz proveniente de las estrellas jugó un papel crucial en la aparición de vida sobre nuestro planeta, provocando que los aminoácidos que fueron apareciendo fueran de carácter levógiro, es decir, moléculas quirales que giran la luz polarizada hacia la izquierda. Fueron precisamente las fuentes astronómicas de luz que determinaron este exceso frente a la quiralidad dextrógira.Estrellas de la constelación Canis Maior (Fuente: IAU)

Hay estrellas que ejercen un papel clave sobre nuestro planeta. Sirio, la estrella más brillante del firmamento, está situada a 8,6 años-luz de la Tierra.  Tengamos en cuenta que Sirio es una estrella doble; cuenta con una compañera, llamado Sirio B, una enana blanca, representada por la tribu de los Dogon en Mali años antes de que fuera descubierta en 1862 por Graham Clark.  Para ellos el sistema estelar de Sirio era de importancia crucial, ya que según sus tradiciones de allá vinieron “aquellos que les enseñaron”. Para los egipcios, por ejemplo,  Sirio era la viva imagen de Isis, la diosa Madre, Esposa y Hermana de Osiris, el dios egipcio de la Resurrección. Los egipcios encontraron una relación fundamental entre las crecidas del Nilo y la primera aparición de Sirio en el horizonte poco antes de amanecer. En la historia de las civilizaciones Sirio siempre ha tenido un papel crucial y parece ser que su influencia es clave en nuestro sistema solar, actuando como un poderoso emisor energético de alta vibración. Simbólicamente representa el Perro Guía de Orión, el cazador, o la estrella del Lobo Celestial según la astronomía china.

 

Como ya dije, hay una profunda transformación en marcha y las consecuencias sobre nuestro estado físico y energético son varias. Tenéis a vuestra disposición una formación recién elaborada en Equantum.org donde hablo de forma extensa de los cambios cósmicos y el despertar de la conciencia respecto a la existencia de múltiples dimensiones. Si queréis profundizar en este tema, os aconsejo pues este curso online de conciencia multidimensional, apto para todo el mundo desde cualquier lugar,

gracias,

un saludo a tod@s,

© Teresa Versyp, septiembre 2020

Print Friendly, PDF & Email