El Bosón de Higgs, cuya existencia fue confirmada en 2012 y por la que Peter Higgs y François Englert recibieron el Premio Nobel de Física en 2013, ha vuelto ha ser noticia.  El hallazgo se produjo en el detector ATLAS el pasado 26 de noviembre cuando se dieron a conocer resultados de que en efecto el Bosón de Higgs se desintegró en dos partículas tau de la familia de los fermiones, partículas de la parte visible de la materia.

Representación gráfica del bosón de Higgs desintegrandose en dos partículas tau en el detector ATLAS. Desintegración en un electrón (línea azul) y un muón (línia roja).

Representación gráfica del bosón de Higgs desintegrándose en dos partículas tau en el detector ATLAS. Desintegración en un electrón (línea azul) y un muón (línia roja).

La gran novedad, anunciada en un seminario realizado en el CERN, es que hasta ahora el bosón de Higgs solo se había desintegrado en bosones, partículas portadoras de las fuerzas de la naturaleza. Se demuestra así que el bosón de Higgs, la partícula que explica la masa de las demás partículas y que fue descubierta el pasado 4 de julio de 2012,  también se puede desintegrar en fermiones, partículas que son parte de la materia visible como podrían ser los quarks o electrones.

Ahora y a lo largo de este 2014 el LHC estará en período de mantenimiento; se prevé continuar la investigación y de validez del Modelo Estándard el próximo año, esta vez a su máxima potencia.

Fuente: Cern (Dec 2013)

Print Friendly, PDF & Email