Cómo estar en contacto con la Tierra beneficia nuestra salud

Groundingo ‘Earthingson términos anglosajones que se refieren al contacto con la Tierra, captando su energía electromagnética en beneficio de nuestro ser tal como han venido haciendo de manera completamente natural las tribus indígenas.

feetearth

La Tierra es fuente de un abundante caudal de electrones libres, que pueden entrar en nuestro organismo, el cual es eléctricamente conductor. Electrones fluyen continuamente del Sol a la ionosfera, y de esta a la superficie terrestre mediante los relámpagos. Los relámpagos mantienen la superficie de la Tierra eléctricamente cargada. Cuando dos objetos conductores con dos potenciales eléctricos diferentes entran en contacto, sucede una transferencia de carga, de tal forma que los dos objetos alcancen el mismo potencial.

Estos electrones libres son una fuente muy importante de antioxidantes. Si entramos en contacto con este potencial eléctrico de nuestro planeta, cada parte de nuestro cuerpo se ve beneficiada, sea a través de la planta de los pies, o de todo el cuerpo. Además este potencial nos protege de la abundante contaminación electromagnética actual, debida a la presencia cada vez más numerosa de teléfonos móviles, torres de telefonía móvil, Wi-Fi, teléfonos inalámbricos, contadores de luz a distancia etc.

MrShoesVsMrBarefoot

Fuente: J. L. Oschman, Energy Medicine, The Scientific Basis, Second Edition, Elsevier – 2016

Hay unos estudios muy significativos (R. Applewhite, 2005;  G. Chevalier, 2008) que apuntan a un crecimiento creciente de enfermedades crónicas debido a esta desconexión generalizada de la superficie terrestre. Por ejemplo, Sokal, K. & Sokal, P. en Earthing the human body influences physiologic processes (2011) estudia el creciente aumento de diabetes y la venta de zapatos sintéticos. En cambio, se han registrado los beneficios del contacto con la Tierra en la mejora del sueño (Ghaly and Teplitz, 2004), en la reducción de la inflamación y del dolor, en la reducción de viscosidad sanguínea, en la secreción de cortisol, y en la mejoría de la osteoporosis. Los electrones antioxidantes de la Tierra entran en el cuerpo y neutralizan los reactivos oxidantes en los lugares de la inflamación, por ejemplo. Un estudio realizado por R. Amalu en 2004 revela mediante termografía la reducción de inflamación después de unos días de reposo en contacto directo con el suelo. El contacto directo se puede hacer utilizando parches conductores por debajo de la suela de los zapatos y para dormir, colchones de algodón con hebras finas de plata conectadas a tierra, o la forma más natural, que es caminar descalzo por la playa, el jardín o el campo.

diabetes-and-synthetic-soled

Fuente: J. L. Oschman, Energy Medicine, The Scientific Basis, Second Edition, Elsevier – 2016

Todos notamos de forma natural los beneficios de entrar en contacto directo con la arena de la playa o caminando sobre las briznas de la hierba. Nos sentimos más conectados a la energía de nuestro planeta. La práctica de Tai-Chi, de Qi-Gong o de meditación al lado del mar, por ejemplo, con los pies descalzos tiene sus beneficios inmediatos.

Indio Americano de la tribu Pies Negros

Como que personalmente me siento atraída por la sabiduría indígena norteamericana os dejo con estas reflexiones de dos jefes sioux:

Las antiguas gentes llegaron literalmente a amar la tierra y se sentaban o reclinaban en el suelo con la sensación de estar cerca de un poder maternal. Era bueno para la piel tocar la tierra y los antiguos se despejaban de sus mocasines y caminaban descalzos sobre el suelo sagrado. Alzaban sus tepis sobre la tierra y de tierra hacían sus altares. Las aves que volaban por el aire acudían a descansar sobre la tierra y esta era la última morada de todos los seres que vivían y crecían. El suelo aliviaba, fortalecía, purificaba y curaba. Por eso el viejo indio todavía se sienta sobre la tierra. Para él, sentarse o yacer sobre el suelo es ser capaz de pensar más hondamente y de percibir mejor todo.

Luther Standing Bear (1868 – 1939), jefe sioux oglala

…unos pies sanos pueden escuchar el corazón mismo de la Sagrada Tierra…

Toro-Sentado, guerrero sioux

 

Teresa Versyp, noviembre 2016

,

Comments are closed.